YO, DELFÍN: rompecabezas en tres hemisferios

DELFINES DE MIS SUEÑOS

Los idealistas siempre me han sido muy simpàticos, ante todo porque mi propio idealismo percibo como algo casi vergonzoso y, a la vez, precioso, casi como una pasión prohibida. Acepto mi idealismo como un hecho, lo trato de exterminar, sin éxito alguno, pero lo guardo para el uso doméstico. Los que dicen que los delfines son criaturas inteligentes, nobles, hermosas y muy muy especiales, son, definitivamente idealistas. 

My obsesión por delfines terminó con mi primer y último intento de nadar con ellos en el delfinario del CC La Isla en el hermoso y muy extrañado Cancún. Soñaba de tener un encuentro del otro mundo, y terminé enfrentando mi propio miedo ante un animal en cuya mirada no encontré nada ni nada de que podría implicar un contacto de verdad. Pobres delfines cumplian un trabajo igual que los elefantes, mulas, caballos y burros. Sus ojos eran ojos de un animal salvaje en que no encuentras nada comparable con lo que podría darte un perro, por ejemplo. Además, me sentí amenazada. Una hora entera que duró la experiencia, me moría de miedo. No volveré jajajaja

DORMIR CON LA MITAD DEL CEREBRO

Lo que sabemos ante todo de los delfines es que duermen con la mitad del cerebro. ¿Es cierto?, sí, ya es confirmado. Duermen con un ojo abierto y enfocado en otros de la manada(ya ven que sin los demás, no sobreviven 🙂 igual que humanos 🙂 ). Las madres se fijan en sus bebés y los bebés, sí, en las madres. Para que esto sea posible, sus nervios ópticos de cada ojo van estrictamente a los hemisferios opuestos.

Sabías que los delfines duermen con la mitad del cerebro despierto ...

Mientras que en otros animales, tales como humanos, por ejemplo, esta ubicación no es tan rígida. Pero no tienes opción si quieres dormir con una mitad de tu magnífico cerebro: debes dejar en paz a tu mitadcita que decidió a descansar. Esta capacidad se desarrolló en cetáceos en primer lugar para controlar el nivel de oxigenación, es decir, para saber cuando uno debe subir por el aire. Pero tambièn sirve para cuidar el ambiente de diferentes maneras. Un delfín que està durmiendo, no salta, no juega, no hace otras cosas que podrían suponer algunos. A lo largo, los humanos tampoco desaparecemos del mundo mientras dormimos y el sistema sensorial de alguna manera se mantiene alerta. Esta alerta en delfines es más expresada, pero el sueño es sueño 🙂 

EL ARTE DE MATAR

Si olvidamos de los humanos, en el mundo natural, los delfines no tienen enemigos. Los humanos son también enemigos muy relativos: nuestros hábitat naturales no se cruzaban por millones de años (55, para ser exactos). Claro, y no es secreto para nadie, tambièn sabemos que estas hermosas criaturas pueden ser sumamente agresivos y matar a sus seres semejantes sin piedad — algo que generosamente podemos disculparles antes de tirar la primera piedra. Pero no hay pretendientes a ser un enemigo real. Los tiburones, en realidad, aun siendo solo peces, tienen suficiente prudencia para evitar meterse con estos locos, en especial, porque no es nada fácil agarrar a un delfín a solas. De esta manera, para su cerebro la agresividad es más natural que la defensividad puesto que no tienen de quiénes defenderse, pero sí a quienes atacar, total,son carnívoros. A la vez, siendo delfines animales sociales, su agresividad es bastante balanceada, parcializada y , posiblemente, planificada. Los delfines pueden ser muy crueles con hembras o con los jóvenes y, como ya mencioné, los asesinatos entre ellos son un hecho confirmado. Pero no son espontáneos y siempre tienen alguna razón para suceder. Como todo, matan tambièn en grupo. Y violan a las hembras en grupo tambièn. 

COMER, RESAR, AMAR

Lo de rezar no sabemos – en si, el cerebro de los cetáceos es un punto de discusión actual bastante importante – pero si les gusta comer y divertirse. Viviendo en grupos, necesitan, ya sabemos, una buena Red Neuronal por Defecto, las neuronas espejo, y una hermosa corteza frontal. La empatía, si quitamos su velo moral, es muy útil cuando vives rodeado de otros. En caso de los delfines, la motivación para la existencia gregaria no es tanto la alimentación o protección del grupo que tambièn es importante, cuanto es la diversión. Ellos sí que saben divertirse y pasarlo bien trasladándose en el agua donde el oído y olfato son algo muy secundario y al primer plano sale el sistema de ecolocación. 

El sexo de los delfines es mucho más raro de lo que se creía hasta ...

La corteza cerebral de los delfines es totalmente diferente a la de los humanos. Cuando uno trata de compararlas, puede desesperarse: es como tomar un rompecabezas de 3 mil piezas con la imagen del cerebro,juntarlo con otro igual y sacudir las piezas de tal manera que todo se queda totalmente mezclado y tratar de armar un cerebro. Todo en esta corteza con sus impresionantes 37 billones de neuronas funciona de manera particular al comparar con el cerebro humano. Es como comparar las estructuras de dos galaxias: son galaxias, deberían tener cosas en común, y las tienen, pero solo a simple vista. 

ROMPECABEZAS CEREBRALES

La corteza frontal de los cetáceos es ancha y corta, en ella predomina el área motora — y aunque no hacen manualidades, su cuerpo se mueve de manera perfecta para el ambiente en que vive el delfín. El cerebelo parece a un tercer hemisferio está inundado de neuronas. 

Fogonazos: Comparando nuestro cerebro con otras especies
comparativo de los cerebros ya saben de quiénes

Las funciones de la corteza prefrontal de los delfines se trasladan a otras áreas posteriores que nos deja perplejos y a mi, particularmente, me confirma mi reserva ante estas criaturas divinas.

La organización estructural de la corteza cerebral de estos mamíferos es adyacente que hace sus modelos de cognición muy diferentes a las nuestras, es por ello que nos es muy difícil de entenderlos. Su cerebro tan diferente al nuestro se formó en un entorno totalmente distinto al nuestro, y está ubicado en el cuerpo perfecto. Los llamamos inteligentes teniendo el punto de referencia de las capacidades humanas y decimos que la inteligencia de un delfín es comparable con la inteligencia de un niño humano. Pero si agarramos un grupito de peques humanos y los soltamos en pleno mar abierto para que busquen comida y la casen juntos, no veremos ninguna similitud. Los delfines no son humanos, no son terrestres, y viven en un entorno donde todo es diferente, nada es igual que nuestro. Su sistema sensorial está hecho para existir bajo el agua. Son inteligentes, ni más ni menos que nosotros, de su manera especial. Sus emociones no tienen misma expresión corporal que en los mamíferos terrestres. No somos capaces ni imaginar las qualias de otras personas, como pretendemos opinar de lo que son de los animales tan diferentes a nosotros. 

Podemos afirmar que tienen capacidades cognitivas similares a las nuestras, pero tambièn deberíamos suponer que posean otras capacidades que los humanos dentro de nuestras limitaciones anatómicas y fisiológicas  no podemos ni detectar, ni descifrar, ni imaginar. Los delfines son animales que han decidido que vivirían en un paraíso y lo hicieron realidad, sin mover un dedo literalmente porque dedos como tales no tienen. No son nuestros amigos y dudo mucho que quieren serlo. Despertamos su curiosidad, sí, pero somos invasivos y peligrosos para ellos, ya que al llegar a nuestros manos, se convierten en juguetes inteligentes. Así como los europeos contagiaron al continente americano con la viruela, los humanos contagian a los delfines cautivados de la depresión– la enfermedad que difícilmente se desarrolla en un delfín libre. Al empezar de manera idealista, terminaré , sin querer, con el mensaje demasiado predecible: deberíamos dejarlos vivir sin nosotros.

El estrés afecta la salud de los Delfines en cautiverio | La ...

17 comentarios

    • gracias, Goyo, por visitarme. hay mucha información y muchos estudios sobre los delfines, muy dificil de expresar todo en una sola entrada. pero de hecho, son muy diferentes a seres humanos, demaciado para ser comparados cualquiera de los aspectos de su vida. abrazote!! que este bien!!!

      Le gusta a 1 persona

      • Debido al confinamiento en casa por la pandemia del Covid-19, la naturaleza se encuentra libre de casi todo ser humano invasivo. Se han visto delfines en grupos ( o familias) corriendo y saltando al unísono con una sincronización envidiable de cual ser humano mortal pues no todos nacemos con las mismas habilidades y no tiene que ser así. Lo cierto es que estos delfines nadando en las playas de la costa verde de Lima hicieron a la gente reflexionar de lo maravillosamente reconstructiva que es en sí la naturaleza. Y los delfines son parte de ella. Nosotros también pero estos delfines se notaban alegres, con talentos para nadar y ser libres. Por tanto, se corrobora que ellos son alegres y habilidosos en estado de libertad. En estado de cautiverio cambian sus conductas pues al parecer se readaptan. Sería interesante ver como reacciona un delfín o grupo de delfines cuando es o son invadidos por el hombre: desde un sano y tierno acercamiento hasta el deseo de cazarlos para someterlos o domesticarlos. Y nosotros? Felices de verlos en cautiverio y confinados en una piscina de un centro exhibicionista para humanos. Yo creo que es como todo animal salvaje: se readapta pero a la menor oportunidad se puede escapar y si tiene que matar a un ser humano en el intento, lo hará. Saludos, Alona. Muy buen artículo.

        Le gusta a 1 persona

    • gusto de tenerlos por aqui, mis queridos amigos 🙂 sí!!! el hombre quiere pensar que los delfines son amigables(o, en casos opuestos, que tambièn existen, que son enemigos de los humanos) peor en realidad, solo podemos provocar algo de curissidad de los delfines libres– somos raros , muy ajenos a ellos. y si en cautiverio ellos queren jugar con humanos, es porque estan privados de todo lo natural considerando las distancias que cubre un delfin libre diariamente, tenerlo en una piscina es como dejar a un humano en la cabina de la ducha por toda la vida. sus cerebros necesitan acción. a nada, al menso jugar un poco con sus guardeanes. abrazote enorme, espero estan muy bien!!!

      Me gusta

  1. Gracias Alona, creo que los delfines son animales, con un comportamiento semejante al de los lobos y una capacidad de adaptación que les hace dominar en un medio extraño como es el agua de mar. Parece. sí que es verdad, que están un poco locos. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • su locura es la locura de algo muy diferente, muy ajeno a lo humano 🙂 su forma de pensar, porque indudablemente, piensan, y tambièn del comportamiento, no puede compararse con lo de nosotros 🙂 la sonrisa del delfin que para nosotros es el símbolo de su generocidad y nobleza, simplemente no existe ya que ellos no tienen musculos faciales. y cone sto lo digo todo 🙂 un abrazo, gracias por la visita

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s