NIÑOS Y LA CIVILIZACIÓN DIGITAL. Parte 1

La civilización digital està enfrentando un dilema y un conjunto de problemas relacionados con las generaciones nuevas – nuestros niños. Hemos creado (bueno, no todos participamos en la creación, pero todos damos lo mejor de sí para fomentar el uso) un universo digital dentro del universo real y alegremente entregamos muchas tareas a las tecnologías para ser cada día más feliz y libre. Predeciblemente, la mayoría de la población al delegar sus tareas cotidianas a la tecnología no se siente ni más feliz, ni más libre, pero esto solo confirma que la naturaleza humana está en luchar, no en descansar. Pero hoy no hablaremos de esto. Hoy solo nos centramos en nuestra descendencia que actualmente està en pañales o preparándose para iniciar sus estudios en la escuela primaria. Ellos nacieron en el mundo tecnológico con los padres y madres ocupados como nunca (¿por què será si la mayoría de las cosas ya no hacemos como hacían las generaciones del siglo XX?). Estos padres y madres al no tener tiempo para jugar / hablar/ hacer cosas juntas con sus hijos, se sustituyeron por los gadgets electrónicos. El resultado, son los chiquitines que conocen y usan la tecnología mejor que adultos. Básicamente, su desarrollo va a la par con el desarrollo tecnológico. Los padres y madres se asombran, se alegran, luego, se preocupan porque sus hijos no actúan como deberían actuar los niños “normales”, los niños que algún día habían sido estos padres. 

Imagen relacionada

No hay nada malo en lo que los niños aprender usar herramientas cotidianas que forman parte de su entorno natural, no hay nada malo en poder hacer lo que no sabìan hacer sus padres y abuelos en esta edad. El problema radica en lo que los niños potencialmente dejan de hacer

Imagen relacionada

Sabemos que el cerebro humano se desarrolla hasta 25-30 años (aquí pueden leer en detalle sobre el tiempo de desarrollo de la corteza prefrontal, la parte del cerebro evolutivamente màs joven y, por lo tanto, que se forma màs tarde que las demàs estructuras). Existen las pautas, si quieren, reglas, que no se debe omitir o cambiar, porque hay periodos crìticos, comunes para todos los seres humanos, dentro de los cuales se desarrollan ciertas potencialidades relacionadas con la maduraciòn cognitiva y emocional, y con la socializaciòn que se traduce en las capacidades de hablar, entender el habla, razonar, es decir, realizar las habilidades mentales superiores. Si las condiciones del entorno no son apropiadas, los niños no aprenden a socializarse, y en futuro, no sabrán pensar de manera estructurada, no se formará la capacidad de expresar verbalmente sus ideas y pensamientos, porque en si los pensamientos no serán organizados de manera entendible. 

Imagen relacionada

Los niños necesitan desarrollar sus habilidades motoras finas porque este desarrollo está estrechamente relacionado con el desarrollo cerebral. El problema es que los niños modernos ya no exploran el mundo, en muchos casos los dejan cara a cara con el celular inteligente donde todo lo que puede hacer niño es sostener el aparato y tocar la pantalla con los dedos. Para padres ignorantes su niño sí se desarrolla muy bien teniendo el mundo digital en las yemas de sus deditos, pero si el niño no tenga el mundo real en sus manitos, sus funciones psíquicas bàsicas  no se forman apropiadamente. De alla son las dificultades de concentrarse, prestar atenciòn, entender el contexto, entender el entorno. 

Es muy cierto que en la vida actual casi ya no hay lugar al lápiz y lapicero, ya no escribimos — solo tipeamos. Es lògico pensar que debemos enseñar a los niños lo que van a hacer en su vida adulta. Y sì, no hay nada malo en enseñarles a tipear. Lo malo es que ya dejamos de exigir que aprenden a escribir, o al menos ya no prestamos atenciòn a la calidad de su escritura. De nuevo, al escribir, se activan diferentes áreas del cerebro que al tipear, las áreas para cuyo desarrollo y apropiada formación necesitan esta pràctica, este proceso motoro-visual pausado y lento, que requiere una coordinaciòn entre el movimiento ocular y el dominio fino de los movimientos de la mano. 

El tiempo que niños deben pasar comunicándose con adultos y otros niños ahora pasan en la soledad aprendiendo cómo funciona el mundo digital. Pero el problema es que la evoluciòn no contó con este cambio en nuestras vidas que había surgido tan rápìdo. El niño humano no puede aprender a ser un adulto humano interactuando con una màquina, por màs importante que será esta máquina para su vida.

Resultado de imagen para niños digitales

Nuestros niños aprenden que el centro de su universo son sus gadgets, porque nadie modera el uso, màs bien lo incentivan, sin querer — los adultos ocupados, tambièn enviciados con sus aparatitos, prefieren tener a los niños callados, concentrados en la pantalla, ausentes. El problema no es en el consumo en sì, el problema es que al usar los gadgets, los niños pierden interés en otros niños y los adultos, pierden interés en sus seres semejantes, en su humanidad porque los humanos somos únicamente mientras estamos en grupo.

Nuestro cerebro no es multitareas, lo màs sano para èl es concentrarse en una sola actividad a la vez. Cuando es forzado hacer varias cosas a la vez, lo maneja desviándose con mucha rapidez de un punto de atenciòn al otro, lo cual afecta la productividad de la realizaciòn de la tarea, y a la vez altera el estado cerebral normal. Es un factor de estrés innecesario pero, aparentemente, celebrado por todos. Los niños al utilizar los gadget siguen el mismo esquema, por lo tanto ellos desde un inicio no desarrollan la capacidad de concentrarse en una sola tarea, algo propio de un sistema nervioso superior maduro. No existe pensamiento sin atenciòn y la capacidad de mantener esta atenciòn en un solo objeto. 

En la segunda parte hablaremos sobre algunos otros peligros del uso no controlado de la tecnología y de cómo podemos aprovechar de algo que hasta ahora parece escapar de nuestras manos.


imágenes tomadas de http://www.magazinedigital.com ; https://antropologiadigital.net


This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

8 comentarios

  1. Los niños deben tener buenas fuentes de aprendizaje para tener un buen desarrollo cognitivo y emocional, el juego es una de las mil estrategias que existen para esto, estar en contacto con otras personas, desarrollo motor, valores y mucho más. Así mismo creo que los niños deben pasar menos tiempo usando la tecnología y más jugando y gastando energía, leyendo y ejercitando su mente diariamente.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me he sentido totalmente identificada con esta frase: la naturaleza humana está en luchar, no en descansar.
    Es algo que he «discutido» en familia porque creo que la naturaleza de mi querida prima funciona exactamente al contrario. Hay que tener en cuenta que, a veces, hay genes que vienen mal configurados en origen y nadie es capaz de reconfigurarlos. 🙂 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • sì, tines razòn, la reconfiguraciòn es imposible 🙂 pero lo que nos hace felices, es la novedad, la exploraciòn, el reto entre otras cosas, pero para algunos individuos satisfacer las necesidades vitales es todo lo que quieren: comer, descansar, asearse, reproducirse y ganar entretenimiento facil, con telenovelas, redes sociales, chismes o alcohol (dopamina facil). y lo triste es que ni se les puede culpar, no quieren nada más. es un placer platicar contigo, Luisa, un gran abrazo y buen fin de semana.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s