MÚSICA Y CEREBRO: por qué disfrutamos la música?

¿DESDE CUÁNDO?

Es innegable que a los seres humanos nos gusta la música:desde las culturas más primitivas y hasta las generaciones digitales todos y cada uno de los individuos escucha la música, la canta o la baila o todo junto. Y otros individuos la componen para los demás. Los gustos cambian, pero las mutaciones nunca transforman la música tanto que deje de ser lo que es: el fuente de placer para el ser humano. 

Resultado de imagen para primeras flautas de hueso caral
Flautas de hueso, Caral, hace 5 mil años. Perú

¿ Pero, cuàndo empezamos a disfrutarla? Como especie, existimos cerca de 200 mil años, un instante en la escala evolutiva. Yuval Harari afirma que hace 70 mil años surgieron cambios fundamentales en nuestra cognición y empezamos a inventar cosas. ¿Quizá la historia de la música humana inició hace 70 mil años? No podemos decir ni sí, ni no, pero al menos sabemos que desde que empezó la historia de la humanidad registrada en piedra / arcilla  (hace aproximadamente 10 mil años) la música siempre formaba parte de nuestra vida. 

¿POR QUÉ?

En las partes anteriores de este texto mencioné que ya nacimos con los mecanismos cerebrales para percibir, procesar y disfrutar la música. Pero ¿por què ? Existe una relación entre el placer que sentimos al escuchar la música, aun en el fondo, y el desarrollo evolutivo del cerebro. Las necesidades biológicas vitales, básicas, para satisfacer las cuales el cerebro manipula nuestro comportamiento premiando con las emociones positivas, tornan alrededor de la supervivencia física: la necesidad en alimento / agua, la necesidad en seguridad y protección, la necesidad en grooming, la necesidad de descanso, entre otras. Cuando satisfacemos estas necesidades, nos sentimos muy bien. Esta sensación de bienestar es la moneda con que el cerebro nos motiva a actuar para sobrevivir. Pero la música para la supervivencia es absolutamente inútil, al menos, no necesaria. Si no comemos, o no dormimos, vamos a morir, pero no pasará nada grave ( o sí?) si dejaremos de escuchar la música. Sin embargo, es deliciosa para cualquier humano. Bueno, claro que hay excepciones. 

HIPÓTESIS DEL GYM CEREBRAL

Una de las hipótesis (NO LA ÚNICA) es que la música es una especie  del gimnasio para el cerebro. ¿Cómo así? El cerebro ama a pronosticar, porque lo necesita para prepararse para el futuro — lejano, o inmediato — con fin de actuar correctamente(para no ser comido y poder comer, ante todo). La estructura musical es bastante compleja por lo cual permite a nuestros mecanismos conjeturales especular sobre su desarrollo, por dónde irá, de què manera nos sorprenderá.

Bach 🙂

Uno de los motivos por què nos gusta leer o escuchar historias, es porque nos da la posibilidad de pronosticar, prever, predecir. La música tambièn lo permite, y entrena el cerebro para las tareas de supervivencia. A mi me parece un poco vaga esta hipótesis, pero sí hubo estudios que demostraron que en diferentes etapas de la construcción de las conjeturas sobre el contenido de la obra musical que se escucha se activan diferentes zonas cerebrales y el placer que sentimos es cuando confirmamos que logramos adivinar la pista del desarrollo de la obra. Hay que tener en cuenta que no es un proceso consciente, por lo tanto, no lo podemos monitorear con nuestra mente, al menos, la mayoría de nosotros. Los profesionales sí lo hacen con un nivel más alto de concientización. 

Resultado de imagen para manos de pianista

Rita Carter habla sobre un experimento en el cual se realizó el escaneo cerebral de las personas mientras escuchaban las obras musicales para el piano. Entre los participantes hubo pianistas, y no pianistas. En ambos grupos se observó la activación de la corteza asociativa auditiva, pero en el cerebro de los pianistas también se activò la corteza motora, en especial las áreas responsables por el movimiento de dedos de la mano. 

GUSTOS MUSICALES

Cuando hablamos de música, siempre podemos decir que hay géneros, estilos, músicos que preferimos, es decir, los valoramos más que otros estilos, géneros y músicos. ¿En qué se basa el gusto musical? La música se construye en base del ritmo sonoro y está directamente relacionada con nuestra idea sobre la armonía y balance. Es decir, hablando de música podemos hablar del sentido estético. 

Imagen relacionada
Pagannini

Toda la información que recibimos del mundo exterior está procesada, evaluada y valorada por el cerebro. Diferentes áreas de la corteza se encargan de la información visual, auditiva, táctil , etc. Cómo la valoramos desde el punto de vista estético es una pregunta que sacudía primero a los filósofos, y luego a los psicólogos de los años anteriores y de ahora. Actualmente se estudia activamente y nos alegra con interesantes avances. Jason Rentfrow dedicó muchos años al investigar los gustos musicales y relacionarlos con los tipos de personalidad que tiene personas. ( aquí una de sus trabajos en inglés).

Pero, definitivamente, podemos afirmar que nos gusta la música que genera en nosotros las sensaciones placenteras. Otra cosa que a uno causa placer el relax y al otro, la catarsis que llega después de sacudir todo sus ser. Para entender y disfrutar, a veces, necesitamos cierta preparación, y en otras cosas, una preparación muy concreta que requiere tiempo, dedicación y bastante esfuerzo intelectual. 

“INTELIGENCIA” MUSICAL

Existe el concepto psicométrico del desarrollo musical, o inteligencia musical, como la emocional e intelectual. Saludos a Howard Gardner quien la describió entre primeros.  Es decir, las capacidades de entender y valorar la música pueden ser medibles objetivamente junto con las capacidades desarrollables de reproducirla. Este concepto en su multidimensionalidad refleja lo complejo de la interrelación de la persona con la música. Por ejemplo, algunas personas pueden distinguir la diferencia mínima en frecuencia del sonido o el ritmo, y otros que no logran percibir nada o casi nada. Para medir estas capacidades existen diferentes tipos de test que se aplican de acuerdo de los objetivos y contextos. Voy a citar algunos solo para ilustrar la idea: 

Standardized Tests of Musical Intelligence

Music Aptitude Profile

Profile of Music Perception Skills

Musical Ear Test

Swedish Musical Discrimination Test

La mayoría de estos test no consideran las capacidades artísticas propiamente dichas, reacciones emocionales, aspectos de valoración musical. Pero existen otros test, o más bien , cuestionarios, que buscan valorizar el nivel del placer que sienten las personas al escuchar diferentes tipos de música y sacar las conclusiones indirectas. 

Musical Engagement Questionnaire

Barcelona Music Reward Questionnaire

En 2010 se ha construido el test Gold-MSI que desde entonces se usa ampliamente para estudiar la percepción musical. 

AMUSIA

Resultado de imagen para amusia

Para terminar tenemos que acordar a los hermanos y hermanos humanos que nacieron sin la capacidad innata de percibir y entender la música en relación con el tono del sonido y por lo tanto no poder disfrutarla como los demás. Esta anomalía afecta 3% de población mundial y en su gran mayoría estas personas sí pueden reconocer los cambios del ritmo, pero no es suficiente para la percepción cabal de la música. No se sabe con exactitud qué factor neurológico desencadena el desarrollo de la amusia, pero sí se detectaron las áreas afectadas: una parte de la corteza auditiva del hemisferio derecho y otra de la corteza frontal inferior.

A parte de no poder disfrutar la música, si una persona con esta patología cerebral tiene la mala suerte de nacer en el entorno lingüístico tonal (sobre lenguas tonales puede leer aquí; ejemplo: lenguas tonales se hablan en Vietnam, Laos, Thailand entre otros), tendrá dificultades para entender el habla. 

También existe anhedonia musical, cuando una persona sin ninguna alteración cerebral simplemente no disfruta la música. Felizmente para ellos, es igual innato así no saben què lo que pierde


aquí la obra musical número uno para mi 🙂 de todos los tiempos y estilos


y la número dos 🙂 espero lo disfruten 🙂

Anuncios

19 comentarios

  1. Me agrada mucho leer las obras de Harari, porque son muy instructivas y además divertidas. En cuanto a la música creo que es una derivación de la facultad del habla con la capacidad de llegar más lejos, quizás golpeando rítmicamente determinadas rocas que, hacían la funciòn de campana, podían transmitir mensajes o indicar la localización del grupo a los restantes miembros. Aún hoy, en el entorno rural hay ancianos que recuerdan la función original de cada campana y las llamadas que replicaba. Difunto, defensa, misa, incendio, fiesta, etc…
    Pero más importante me parece la capacidad de ciertas canciones que incitan a alcanzar un estado mental de reparador descanso .
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • me alegra que compartimos el gusto por los libros de Harari. uno de los motivos por què me gustan, es porque están llenos de datos historicos y culturales nuevos para mi. siempre me ha encantado leer las enciclopedias y tratar de relacionar los hechos entre sí, buscando encontrar los significativos ocultos. Harari en este sentido es un autor perfecto para mi :). y de la musica…vemos que la ciencia trata de aproximarse a la comprensión, pero es un area donde todavía hay muchas lacunas. gracias, Carlos, por la visita. un gran abrazo desde Perú que se preparó para el juego final de la Copa America. la mayoría pensamos que con Brasil no hay chance a la victoria, pero a la vez todos son conscientes que siempre hay la posibilidad de una 🙂 si gana Perú, mañana serà feriado nacional 🙂

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias Alona, ojalá que Perú alcance la victoria, aunque la demografía juega a favor de los cariocas y por esa causa obtienen grandes recursos mediante la venta de jugadores a los equipos de Europa.
        No entiendo de fútbol, pero las cifras se me dan bastante bien y temo que las apuestas juegan en su contra. Considere que un hipotético encuentro entre la selección de Inglaterra y la de Perú atraería menos ingresos de TV.
        Un abrazo.
        Aún así ¡ARRIBA PERÚ!

        Le gusta a 1 persona

      • yo en sí no sé casi nada del futbol, porque no es en la lista de mis intereses, mi padre no veía futbol así que tenía muy poco. desde afuera, con los ojos desinteresados, se ve muy bien que el futbol para el pueblo es la subliminación de guerra. se sintió esto mucho cuando hace días Perú ganó a Chile, y todavía 3 / 0. un super negocio construido en base de las necesidades biologicas 🙂 Aun así, ¡ARRIBA, PERÚ!!!

        Le gusta a 2 personas

  2. Hola Alona !!!
    Me ha encantado el post y por supuesto me encanta la música, diferentes clases de música, tengo un amplio abanico según el estado de ánimo y si deseo relajarme o estimular mi actividad. Esas facetas maravillosas que la música es capaz de hacer con la mente de una.
    Pero tengo una duda. ¿ Y los que son aficionados al chun, chun, chun, endiablado al que yo no podría llamar música? ¿Donde se clasifican esos engendradores de ruidos?
    🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Interesante en general el artículo.
    Y sobre esto que comentáis de la música que casi solamente tiene ritmo, el chis-pum-chis-pum, que decimos por aquí, aventuro que al ser música meramente repetitiva no genera la posibilidad de predictibilidad, que puede entrenar al cerebro, como comentas.
    Escuchar música un poco más elaborada sería una aventura para el cerebro, mientras que el chis-pum influiría a un nivel meramente instintivo.
    Lei una vez que si el chis-pum tiene un ritmo creo que de entre 100 y 120 pulsaciones por minuto, acaba arrastrando al corazón de los escuchantes a ponerse a esa frecuencia, lo que resulta en un cierto tipo de excitación.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • el chim pum es predecible facilmente, así que como cualquier tarea facil le encanta al cerebro, en especial, un cerebro no muy musical 🙂 por otro lado, justamente el ritmo ante todo lo que nos lleva a experimentar la catarisis. gracias por la visita!!! big huggs!!!

      Me gusta

  4. Interesante, me gustaría no saber tantos de talles de por qué me gustan las cosas, porque quizá se pierde algo de ese disfrute al analizarlo. Como un buen plato de comida, me da igual el por qué me gusta, solo quiero que me guste, con la mente virgen. No obstante muy interesante

    Me gusta

    • entiendo totalmente!!! pero yo, en cambio, me muero siempre por saber cómo funciona qué cosa 🙂 y por qué 🙂 y màs aprendo, más interesante y fascinante me parece. pero muchas personas piensan que es mejor no profundizar tanto en la biologìa para no quit<r el encanto 🙂 gracias por la visita!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s