SEMANA DE VERDADES. Día 3: Cuerpo y mente

Hemos, los humanos :), roto la cabeza durante los siglos tratando de relacionar o separar el cuerpo y la mente, o lo que llamamos la mente: alma, espíritu, etc no sé qué más. Pero ahora ya salimos de duda definitivamente y sabemos que la mente, es decir, el producto del funcionamiento cerebral, y el cuerpo, están estrechamente relacionados. Ya nadie objeta la afirmación que las emociones y las particularidades personales pueden influir de manera positiva o negativa sobre el funcionamiento de cada célula de nuestro cuerpo. Hemos descubierto que el estrés nos hace más vulnerables para algunas enfermedades, supimos el porqué de las diferencias individuales en este aspecto, y, por fin, entendimos: no se puede curar la enfermedad sin saber el contexto determinado, sin entender al enfermo.

El estrés constante, que nace en las profundidades de las estructuras subcorticales de nuestro cerebro, puede destruir nuestro cuerpo afectando el sistema circulatorio, las funciones del crecimiento y la reparación celular, el sistema inmunológico y el reproductivo. Puede destruir el sistema digestivo y acelerar el proceso de envejecimiento. Puede afectar el sistema nervioso hasta el grado que éste decida acabar con la vida deliberadamente.

Muchos de nosotros aprendimos de manera intuitiva a manejar las situaciones de estrés y disminuir el efecto negativo de las reacciones de la mente, pero en escala global, la humanidad enfrenta a sí misma: el cerebro contra el cuerpo.

¿Qué es estrés? ¿dónde se esconde este enemigo mortal? Básicamente, por todo el lado: en el transporte público, en el trabajo con sus deadlines y celos profesionales, en tu cama al lado tuyo, en la cuna donde crece tu inmortalidad genética, en los periódicos y las noticias de facebook, en la cola al chequeo médico preventivo, en el estacionamiento de carros donde no hay lugar para tu coche. Nunca. Simplemente nunca lo hay. Pero la ubicación más segura, más poblada de todo el tipo de situaciones estresantes esta en nuestro cerebro, nuestra mente.

El estrés psicológico permanente del cual la mayoría de seres vivos están totalmente libres. Y es el motivo por el cual las enfermedades psicosomáticas son típicos para los primates superiores, en primer lugar, claro, los humanos y nuestras mascotas. Los dos venados se enfrentan en una batalla casi mortal, de la cual ninguno sale realmente herido, y se van.

Ninguno de los dos pensará en el otro ni un minuto más. El estrés para ellos es una crisis breve. Pero los humanos sin jamás enfrentar a los que odiamos, día tras día, noche tras noche daremos las vueltas infinitas al asunto, discutiendo con el tipo, enfrentando, pegando, matandolo, lo que sea. Día tras día, noche tras noche llenándonos de hormonas de estrés sin descanso.  En realidad no hay ningún peligro físico, ninguna amenaza externa, pero el cuerpo vive como si estuviera en la guerra.

La naturaleza no nos preparó para este tipo de situaciones, las hormonas de estrés, se supone, deben emitirse en porciones grandes momentáneamente, para salir del peligro. Luego el cuerpo necesita restablecer su química normal. Pero la mente, nuestra maravillosa mente no permite hacerlo. Y el cuerpo falla.  


This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

16 comentarios

  1. Qué panorama. Lo de los coches (así los llamamos en España) es una verdad como un puño. Precisamente para evitar el problema del aparcamiento yo no lo cojo en la ciudad. O voy andando o en bus o en metro. Quizá deberíamos hacer lo mismo con otras muchas cosas (dejarlas aparcadas en un rincón de nuestra mente para que nuestro cuerpo deje de segregar las hormonas del estrés). Saludos cordiales.

    Le gusta a 1 persona

  2. No lo había visto de esa manera. Pasamos gran parte de nuestro día estresados, casi como si vivir fuera una actividad que desata la adrenalina. Reflexionaré sobre ello durante el día. ¡Un gusto leerte como siempre! ¡Un abrazo! 🙂

    Le gusta a 2 personas

  3. Es una descripción muy acertada que llama a la reflexión. Si la sociedad plantea a menudo la existencia como una competición dejando de lado la colaboración. Esto igual se observa que sucede en el tráfico, el trabajo o incluso en el deporte. Lo cual genera conflictos de una intensidad exagerada. Si además tiene repercusiones en el estado de la salud, es que algo muy importante está funcionando mal y debe ser corregido. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • me alegra leer sus comentarios, en especial suyo, Carlos, para confirmar que el tema es importante y necesaria. voy a escribir un texto grande sobre los efectos del estres particular, el estres de la civilización, sobre nuestra salud. gracias por venir. un calido abrazo de sde LIma, que hoy esta cálida por el sol que salió inesperadamente.

      Le gusta a 1 persona

      • Será seguro un texto enriquecedor y una útil herramienta para salvaguardar la salud mental. Lo espero con mucha expectación. En este tiempo sobre Perú se acerca el invierno. Acá en Ávila al final de la primavera aún se siente bastante frío.

        Le gusta a 1 persona

      • Es un tópico muy extendido que en España reina el buen tiempo, salvo en el interior de la meseta central que a menudo barre el viento del norte donde tenemos un dicho que reza: “Hasta el cuarenta de Mayo no te quites el sayo”. Así advierte que incluso puede nevar de improviso.

        Le gusta a 1 persona

      • Esta península tiene una superficie muy arrugada, es la más montañosa de Europa, en apenas unas decenas de kilómetros se pasa del clima semitropical de la costa al estepario en la montaña. Si en Lima tienen a los Incas, ya saben que acá se encuentran a los inca-paces gobernando. Jajaja.

        Le gusta a 1 persona

      • jajajaja suena gracioso 🙂 inca-paces 🙂 por a qui ya esta muy muy fresco, pero todavía agradable que provoca caminar en el parque o en las calles. julio es cuando el frió de Lima psicodeliza jajaja

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s