Instintos sí, instintos no

Me preguntan…sí, me preguntan por qué nunca menciono una palabra tan conocida cuando hablamos del comportamiento: el instinto. Hoy voy a explicar mi razones, y no solamente las mías. El instinto es un conjunto de las tendencias comportamentales innatas que se realizan de manera automática determinada para la especie en cuestión.

Son hereditarios y tienen un mínimo margen de variación.  Los instintos son la base del comportamiento animal. En los animales superiores, a los cuales pertenecemos también los humanos, los instintos se modifican por las experiencias individuales. Entonces, por qué yo no uso el término?

Primer motivo es la ausencia de una definición clara qué es instinto. Dos, hasta ahora no está cerrada la discusión entre los especialistas si se puede aplicar este término para describir el comportamiento humano o no. Suficiente para evitar el término para no entrar en error.

Hay propuestas populares para dividir la existencia humana en tres esferas básicas cada una con su instinto dominante: el instinto de supervivencia, el instinto jerárquico, y el instinto sexual. Esta división es bastante cómoda para explicar el comportamiento desde el punto de vista psicológico, pero más precisa y lógica me parece la postura de los fisiólogos que prefieren hablar de las necesidades la satisfacción de las cuales dirige nuestro comportamiento. Por ejemplo, el instinto de supervivencia. Por su puesto, todas las especies grupales, como lo somos, actúan de acuerdo con su necesidad de la supervivencia individual, supervivencia de sus genes, y la supervivencia de su grupo.  

Por su puesto, todo empieza con la supervivencia individual que se dirige y se monitorea por los centros de las necesidades vitales. Vita es vida, por lo tanto, sin cumplir con estas necesidades, simplemente vamos a morir, rápido o más o menos lento, pero definitivo e inevitable.

Y de allá vienen:

1. la necesidad alimenticia

2. la homeostasis

3 la necesidad de protección y defensa

4 la necesidad de cuidar el cuerpo en cuestiones higiénicas  ( la info más detallada pueden ver en este texto )

La supervivencia de los genes está en la reproducción, y la protección y cuidado de las crías. En los humanos es un grupo de las necesidades sociales que determinan nuestro comportamiento sexual, materno-paternal y el jerárquico en grupo. Por su puesto, la supervivencia del grupo se encuentra aquí también. Somos animales gregarios, y nuestra supervivencia individual depende de la supervivencia de nuestro grupo, por lo tanto los mecanismos que regularizan este comportamiento están en los centros cerebrales antiguos. Pero aun así, todo esto se realiza siempre cuando la satisfacción de las necesidades vitales no está en peligro.

Imagen relacionada
Konrad Lorenz, el fundador de la etología — la ciencia que estudia el comportamiento animal en el ámbito natural

Como podemos ver, un tal instinto de supervivencia está disgregado dentro de una estructura compleja de diferentes escalones y dimensiones que incluyen el supuesto instinto de reproducción y el jerárquico.

Antes de terminar, me gustaría mencionar lo que Ivan Pavlov, el famoso fisiólogo ruso, ganador del premio Nobel en la fisiología y medicina , a pesar de la visión bastante conductual, habló del reflejo de libertad que observaba en los animales del laboratorio torturados en sus experimentos.

Los participantes de los experimentos de I. Pavlov: los perros callejeros y los niños huerfanos que se quedaron sin familias.

Olvidemos de los términos, instinto o reflejo, existe una necesidad de estar libre y tambièn la tenemos que satisfacer. Es por ello que la libre expresión debe ser un derecho indiscutible, inobjetable, irrefutable porque en ésta se satisface el tercer grupo de las necesidades: las necesidades de realización y crecimiento personal.

La evolución del cerebro nos llevó a concientizar las necesidades como nuestros derechos. Son la base de la vida y el desarrollo de nuestra especie, la base de la moral y las normas sociales. En el mundo justo, cada ser humano debe tener derecho de satisfacer sus necesidades para sobrevivir, procrear y realizarse como individuo. basicamente, es el secreto de la vida feliz.

P.S. y si se preguntan por qué puse la foto de Lorenz, pues, sus reflexiones sobre instintos son muy interesantes. Él propuso su propio modelo para explicar los instintos, pero incompleto como él mismo lo reconoció.

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s