La xenofobia huele a oxitocina

La oxitocina y su prima-hermana, la vasopresina, son conocidas por el efecto mágico sobre el comportamiento humano. Todo es mágico en nuestro cerebro, pero  la magia de estos dos moléculas está relacionada con nuestra humanidad en su expresión más idealizada: el amor romántico, el amor maternal y paternal, la confianza y la generosidad. Nos hacen más amigables, más comprensibles, más pacíficos y fieles. Las das son producidas por las neuronas del hipotálamo en calidad de neurotransmisores, y enviadas a la hipófisis para pasar a la sangre ya en calidad de hormonas. Eso sucede a veces, puede chequear en este texto.

La oxitocina estimula el útero en el trabajo de parto, y la lactancia; la vasopresina regula la retención de líquido en los riñones. Las dos hormonas tienen la estructura tan similar que una siempre puede realizar la tarea de la otra. Simple y aburrido. Si fuera así.

Resulta que estos dos péptidos se envían en otras partes del cerebro también, y también se producen en otras partes. Para no aburrirlos con los detalles, la oxitocina y la vasopresina influyen sobre el funcionamiento del cerebro y, como resultado, sobre nuestro comportamiento social en sentido global. No son hormonas ni los neurotransmisores puros, son las moléculas neuroactivas con la estructura de péptidos, es decir, de las hormonas. Las llamamos neuropéptidos.

Me preguntarán por qué si son casi idénticos, yo no dejo a mencionar a ambas por separado. Lo que pasa es que la oxitocina juega el papel más activo en mujeres, y la vasopresina, en los hombres para mismas situaciones. El amor maternal nace con la oxitocina, y el amor paternal, con la vasopresina.

Hace millones de años, en algunos roedores y primates, se formó el comportamiento monogámico gracias a estos neuropéptidos. No en todos. Por lo tanto, el efecto descrito se da solamente en las especies con la tendencia a la unión de pareja y donde los padres se encargan también a cuidar a las crías. En la escala de la poligamia hacia la monogamia, los humanos nos encontramos más o menos en la mitad. Tenemos algunas características típicas de los animales polígamos y también bastantes de los animales monógamos. Por ejemplo, la ovulación oculta en las mujeres es un índice de la tendencia hacia la monogamia, pero la ausencia del imprinting con la primera pareja sexual nos da la esperanza a tener varios amores durante la vida. A veces, incluso, simultáneamente. No tan a veces, creo.

La oxitocina y la vasopresina se producen en el cerebro — recordémos, en el hipotálamo básicamente — como la reacción a los diferentes estímulos,visuales, táctiles, auditivos, comportamentales. Por ejemplo, cuando vemos un cachorro, ante todo, humano — el famoso efecto de baby shape; o cuando observamos a los individuos del sexo opuesto, atractivos para nosotros; también los abrazos y otro tipo del contacto físico íntimo, entre otros. La oxitocina produce en nosotros las emociones positivas que refuerzan el comportamiento correspondiente.

Existe un estímulo único en el mundo animal que impulsa la producción de la oxitocina en nosotros, y también en los perros: mirar a los ojos de tu mascota o, si eres un perro, a los ojos de tu dueño, hace que el cerebro nos llena de oxitocina. No sucede con cualquier perro o cualquier persona. Solo se da en la relación entre un humano y un canino unidos en la vida.

mi beba Tosha, Toshi, Toshka

No sé si en el cerebro de mi gata se produce la oxitocina cuando me mira, pero en el mío, definitivamente: cómo adoro a mi bola de pelos gruñona y ronroñona.

Así que este neuropéptido que evolutivamente se formó para unir la madre con su bebé, ahora sirve tambièn para establecer y fortalecer las relaciones interespecíficas.

La oxitocina inhibe la acción de la amígdala, donde se forma la sensación del miedo y ansiedad, y activa el sistema nervioso parasimpático. Éste se manifiesta en nuestra tranquilidad, la sensación de seguridad  y la paz interior.

La oxitocina nos hace más propensos a cooperar, ayudar, entender a otros, ser fieles a nuestras parejas. Cuando observamos el mismo comportamiento de otras personas hacia nosotros mismos, también se produce la oxitocina y vasopresina en nuestros hipotálamos. Por eso, la cooperación es tan satisfactoria, y una palmadita en el hombro puede borrar la angustia. Ya saben, cuando hablamos de la calidez humana no es una metáfora: literalmente la sentimos, expresada en palabras, gestos, abrazos, el apoyo silencioso que causan en nuestro interior la sensación de confort y comodidad.

Hasta ahora todo todo va perfecto, cuàl es el lado oscuro, por qué xenofobia, entonces.

Ante todo, la oxitocina no solo participa en la formación del lazo emocional entre la madre y su bebé, también colabora con la agresión maternal como parte del comportamiento materno formado para proteger al cachorro. Es el punto de partida para explicar cómo la oxitocina puede provocar las expresiones comportamentales pro-sociales selectivas: cuando se trata de lo tuyos, los efectos de oxitocina te harán más confiado, generoso y colaborador. Pero cuando se trata de los ajenos, la misma oxitocina estimula un comportamiento más agresivo, más celoso y envidioso. Te impulsa a proteger lo tuyo.

Como ya pudimos ver, el rol de la oxitocina y su prima-hermana iba cambiando evolutivamente, reordenando las funciones, ampliando las áreas de influencia. En algún momento, se convirtió en la clave para desarrollar el comportamiento pro-social sumamente importante ya que los Homo sapiens sobreviven en grupo: se desarrollaron las conductas que favorecían la colaboración y el apoyo mutuo no necesariamente relacionadas con el rol materno-paternal, o sexual. Así nacieron la amistad, el compañerismo, la lealtad, la devoción, la confianza.

En el mundo humano hay amigos y enemigos. Pero a diferencia con las enemistades de otros animales, nuestros enemigos no son los que nos pueden comer, aunque también puede ser: son individuos de la misma especie, que pueden ser un peligro potencial para nuestro grupo, nuestro territorio, nuestros recursos, nuestra supervivencia. Así que más amor siento por mi gente, con más pasión y furia voy a protegerla contra los ajenos. El etnocentrismo es el resultado natural de nuestro desarrollo evolutivo, incluso, en su expresión tan radical como el nacismo. Como ven, mucha oxitocina no necesariamente nos hará la gente hippie que vive en paz y amor, nos hará más separados, menos abiertos para la globalización, por ejemplo. La oxitocina ayuda a canalizar el comportamiento para proteger el grupo, y para esto ante todo, es necesario separar las emociones: no es que amamos y ayudamos a todos. Tenemos nuestra familia, nuestra tribu, nuestra nación. A ellos sí vamos a amar, y a los demás, que son desconocidos y ajenos, no. Asi que, ya saben: la xenofobia huele a oxitocina.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

14 comentarios

    • muchas gracias, disfruté muchisimo escribiendolo. tengo uno ya sobre la oxitocina, pero faltó tocar un punto tan importante como lo que toqué en éste. si no, el lector podría quedarse con la idea que la oxitocina podría ser la panacea para todos nuestros males sociales. sin embargo, no es así.

      Le gusta a 1 persona

    • muchas gracias por el interes y la apreciación. bueno o malo, nuestra decisiones y actos dependen del ambiente y cómo el cerebro decida interpretarlo. más adelante cuando hablaré de la corteza pre-frontal, se aclarará por què y como nos moderamos.

      Me gusta

  1. TU BLOG ESTÁ NOMINADO AL PREMIO LIEBSTER AWARD
    Enhorabuena Alona: Te informo de que tu blog ha sido nominado al premio virtual Liebster Award o Blogger Recognition Award, por el excelente trabajo que estás haciendo, así que anímate a seguir el reto y aceptar la nominación a este premio virtual para entre todos podamos dar más visibilidad y reconocimiento al mundo del blog. Un abrazo, Alicia

    Le gusta a 2 personas

  2. Curioso que las ovejas de la imagen de cabecera tienen una bandera de Spain y patean a la chernaya ovtsa fuera del país. Creía que este título era estilo «cómo mantener el sobrepeso» pero aquí vuelves a sorprender. Tan mencionada la oxicodona ( perdón, oxitocina, ¿alguna relación entre ambos elementos? ) y ahora resulta que no tan buena es.
    Algo no me funciona con el combo oxitocina-vasopresina. Odio que me palmeen o me soben en cualquier circunstancia y los afectos tampoco me funcionan mucho los demás esperan … pero eso no viene a cuento.

    Me gusta

    • yo evito pensar en las categorías malo-bueno, al menos mientras explico para mi misma y para los que me lean cómo funcionan cosas desde punto de vista bilogico, así que el mensaje ante todo es que todo lo que observamos en nosotros tiene bases biológicas y caracterizarlos es ya tarea cultural que en si siempre será muy sujeta al entorno social dado. tengo un texto sobre la oxitocina, uno de los primeros: El amor desde el punto de visto biológico: una oda a la oxitocina. aunque, creo, en este texto hay hipervinculo. son dos textos que se complementan entre si para tener una idea clara sobre la neuroquimica te amistad, amor y apego emocional en todas sus dimensiones. Gracias, Fermin, un gusto conversar con usted!!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Hola, Anola! Felicitaciones por la nominación, más que merecida.

    No sabía la diferencia entre vasopresina y oxitocina. Esta visión complementa muy bien mi perspectiva.

    En Alemania, por ejemplo, una ONG que repartía comida se dio cuanta que había más demanda de lo que ellos podían ofrecer. Así que su criterio fue «le daremos antes que nada comida a los alemanes». Esto me hizo pensar bastante cómo EN PRINCIPIO todos estamos de acuerdo en que cualquier persona merece el mismo trato por el simple hecho de ser humano (más allá de lo aleatorio de haber nacido en tal o cual país), pero EN LA PRÁCTICA esto se desdibuja rápido (personalmente, hubiera optado por empezar por los niños, pero soy consciente que siempre va a existir un punto de arbitrariedad).

    Mientras leía tu post no paraba de pensar en Identidades Asesinas de Maalouf y en el nacionalismo LDL (viviendo en País Vasco es un tema).

    Como sea, te adjunto un abrazo transatlantico.

    Le gusta a 1 persona

    • gracias, Diego 🙂 qué gusto tener noticias tuyas 🙂 me alegra que dedicaste tu tiempo a leerme :9 lo de nominación no entendí muy bien, creo que debo revisar mi blog 🙂 que tiempo no lo actualizo con ningún texto, y lo extraño. muy de acuerdo contigo que cualquier cambio es mejor hacer desde los niños, peor qué hacer con los padres? ellos son los que forman a sus hijos, ante todo y más significativamente que cualquier otro factor. un enorme abrazo cruzando los mares.

      Le gusta a 1 persona

Responder a Goyo Galache Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s